30 years: Best birthday ever

Actualizado por hace 2 años

El día de ayer fue un día muy especial, me atrevo a decir que es el mejor cumpleaños que me ha tocado vivir. Ale, sabiendo lo mucho que me preocupaba dejar atrás los ’20s para siempre (era como si la juventud se me hubiera acabado), se encargó de prepararme un cumpleaños muy diferente, en el cual me enfocara en lo realmente importante―en lo feliz que soy y en la gente que me quiere y ama.

Quiero agradecerle primero a Dios por permitirme cumplir 30 años, por todas las cosas buenas en mi vida, por mis padres y hermanas que me aman (gracias por sus felicitaciones y sus regalos) y que aunque a veces no soy muy expresivo o afectivo como ellos quisieran; quiero que sepan que los amo con todas mis fuerzas.

Gracias a mis tíos y primos por tomarse el tiempo de hablarme y felicitarme, gracias a mis amigos quienes formaron parte del día de ayer que aunque los vi un ratito saben que son muy importantes para mi.

Gracias a mis compañeros de trabajo por el convivio de ayer, por las hamburguesas, el pastel y por el buen rato que pasamos.

Y por último pero no menos importante; gracias a Ale por la gran sorpresa que me preparó y por todos los detalles y bonitos regalos que me dio.

Tu plan salió perfecto amor, gracias por ayudarme a ver y recordar que lo que realmente importa son estas personas con las que me reuniste ayer. Gracias por todo, por demostrarme tu amor de esta manera tan bonita, por pasar la tarde de ayer conmigo cenando en mi lugar favorito, por hacer todo a mi medida, por tu compañía y por tu cariño. ¡Te amo!

Por lo general no me considero alguien especial, pero ayer lo fui.